02.03.2010

Artículo sobre Consejos, Interiorismo | Comentar »

Eligiendo el color de las paredes


Cuántas veces al entrar a un lugar nos sentimos de pronto incómodos o, al contrario, agradablemente recibidos. Mucho juega en esas sensaciones los colores de las paredes, que pueden hacer de la misma habitación un lugar cálido, energético, triste o agresivo.

Hay que saber jugar con el color de las paredes, porque una pintura bien elegida pueden resaltar el mobiliario, disimular imperfecciones, ampliar una habitación o aumentar la luminosidad en lugares con poca luz solar.

El blanco es el más común de los colores. Cuando no sabemos qué color pintar, lo hacemos de blanco o a lo sumo un blanco roto. Tiene sus ventajas, como la capacidad de ampliar el espacio y la luz, pero también es muy sucio. El lugares de mucho tránsito o en habitaciones infantiles dura muy poco sin arruinarse.

Los colores como rojo, amarillo y naranja, llamados cálidos, son acogedores y los asociamos al fuego, al sol, al verano. Un buen amarillo puede dar la sensación que ha entrado el sol. Son energéticos y alegres pero, sobre todo con el rojo oscuro, hay que tener precaución porque en exceso queda agobiante.

Los azules, verdes y violetas son colores fríos. Son  frescos, relacionados con la naturaleza, el agua, la lluvia, las plantas. Tienen propiedades relajantes pero a veces son tan, tan relajantes que pueden resultar tristes.

Los colores como el fucsia y lila tienen carácter. Generalmente se utilizan en habitaciones muy personales, como el dormitorio.

Para los techos hay que recordar que los colores claros alejan y los oscuros acercan, por tanto son una opción válida para bajar o subir visualmente un techo.

Por último, casi tan importante como el color son las combinaciones. Como regla general  se recomienda combinar colores contrastantes como blanco y rojo, blanco y azul, verde y amarillo, rojo y amarillo. Las combinaciones de colores complementarios sugeridas son morado y lila, azul y celeste, amarillo y naranja, rojo y naranja, blanco y amarillo claro.

Claro que todo va en cuestión de gusto, pero es bueno animarse e intentar dar un toque más personal a nuestro hogar, considerando las paredes como un factor decorativo más.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario.