18.05.2010

Artículo sobre Interiorismo | Comentar »

Decoración de oficinas



Una oficina puede parecer un lugar básico y sencillo de decorar, pero al hacerlo hay que considerar una serie de factores particulares.

La estética minimalista parece ser la ideal a la hora de pensar un espacio de trabajo. Lo que en un hogar familiar podría parecer frío y sin personalidad, aquí es capaz de desplegar toda su simpleza y practicidad para generar el confort y el dinamismo necesarios a la hora de trabajar.

Los elementos sugeridos son aquellos limpios y de fácil mantenimiento: el vidrio, la madera, el metal y la piedra.

Los muebles deben ser prácticos y funcionales, capaces de adaptarse a reestructuraciones del espacio. Ganan aquí las líneas rectas y los colores neutros.

La utilización de la tecnología implica pensar muy bien una estructura de cableado que debe ser casi invisible, sin dejar de cumplir con los requerimientos indispensables de seguridad.

La iluminación también es un punto clave. Además de la necesaria luz artificial, siempre que sea posible se aconseja tener una fuente de luz natural. Las aberturas hacia el exterior, sobre todo si se vuelcan hacia un espacio verde, significan mucho para un trabajador. Mirar hacia afuera es un descanso invalorable que asegura un mejor rendimiento para el resto del día.

Si bien una oficina debe ser un espacio luminoso y amplio, que permita la fácil circulación y comunicación entre quienes allí comparten más que horas del día, también se debe considerar la justa medida entre el espacio público y la necesidad de privacidad de toda persona.

Las nuevas empresas saben que considerar las necesidades del empleado no es un gasto, porque redunda en una mayor eficiencia y productividad. Por esa razón, es importante tener en cuenta que si cada empleado siente como suyo el lugar de trabajo, la mayor beneficiada será la empresa.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario.